Inicio > Testimonials

Por medio de nuestros programas brindamos atención médica de calidad a menores de edad de escasos recursos que tienen algún tipo de cardiopatías congénitas o adquiridas del corazón, que llegan al área de cardiología del Hospital Nacional de Niños Benjamín Bloom. Además, somos facilitadores de recursos, equipamiento, entrenamiento y actualización del personal médico y hospitalario del servicio de cardiología del Bloom.

Tenemos dos programas de atención: Programa de Cateterismo Cardíaco para Menores de Edad y Programa HeartCare El Salvador. Además, participamos activamente en apoyo de otros programas como Corazón Alemán y trabajamos en la búsqueda constate de cooperación internacional, específicamente con otras entidades sin fines de lucro, como Infancia Solidaria, de España, y siempre con la finalidad de aliviar a menores que no puedan ser intervenidos en el país.

..

Cada año más 80 millones de personas alrededor del mundo necesitan cirugía, es un gran costo, pero el costo social de la inacción es altísimo. Si no se hace nada para incrementar el acceso a cirugías, las naciones en desarrollo están proyectadas a perder $12.3 trillones de su producto interno bruto desde ahora hasta el año 2030 (Fuente: New York Times, 25 septiembre de 2015).

En estos 16 años, Sana Mi Corazón ha logrado sanar más de 1,600 pequeños corazones, a través de nuestros programas de atención médica, que se sostienen con el aporte económico de nuestros patrocinadores, benefactores y amigos. Estos infantes ahora pueden vivir con una buena salud y una vida completamente normal. Pero en este tiempo no sólo hemos salvado 1,600 corazones, se han salvado a 1,600 familias.

.

Cada año nacen en nuestro país más de 600 menores que requieren de un tratamiento. Un 20% muere antes de recibirlo y el resto tiene una vida llena de limitaciones e incluso llegan a desarrollar serios daños en el corazón, riñones, cerebro, pulmones y eventualmente mueren. El área de Cirugía Cardiovascular del Hospital Nacional de Niños Benjamín Bloom tiene una larga lista de espera, que crece a razón de unos 400 por año. Y la triste noticia es que muchos de ellos no lograran sobrevivir.

Solo el año pasado, en El Salvador las anomalías asociadas a daños del corazón fueron 487, y por las cuales fallecieron 122 bebés (Fuente: Ministerio de Salud de El Salvador).

La misión de Sana Mi Corazón es mejorar la calidad de vida de la población infantil cardiópata. Trabajamos mediante el desarrollo de dos programas: Heart Care El Salvador y programa Permanente de Cateterismo Cardíaco para Menores de Edad. Además, participamos activamente en otros proyectos como Corazón Alemán, Infancia Solidaria o Jornadas de cirugía independientes.